Isabel, una trayectoria ascendente

Conoce la historia de Isabel y descubre cómo ha ido evolucionando y creciendo la marca a lo largo de los años.

Orígenes del Grupo Conservas Garavilla

En 1887, don José de Garavilla y Quintana creó en Elantxobe la base de uno de los mayores grupos europeos de pesca extractiva y conservas de pescado.

El rápido crecimiento llevó el traslado de la compañía de Elantxobe a Bermeo. De esta forma, con un puerto más grande y una flota mayor, el aprovisionamiento de materias primas y la comercialización de los productos fue más sencillo y ayudó a la ágil expansión de la compañía.

La Equitativa

Con el cambio de siglo la tendencia de la compañía siguió al alza. En 1917 se inauguró “La Equitativa”, una de las más modernas y mejores fábricas de conservas de Europa de esa época. Durante años, la mayor parte de los productos comercializados por la empresa se ampararon bajo esta marca.

En 1931, don Estanislao Garavilla Landeta tomó el relevo llegando a consolidar la compañía. Aún así, sus inicios fueron complicados. La guerra obligó al traslado de la compañía al exterior en 1936 y la vuelta a Bermeo no se produjo hasta 1952, momento en el que comenzó el reflotamiento de la empresa. El tesón y la visión de negocio de don Estanislao posibilitaron el inicio del enlatado de la especie Skipjack (el atún que hoy en día todos conocemos). Hasta aquel momento, esta especie era comercializada en Estados Unidos pero no en Europa, lo que llevó a la empresa a despuntar en el mercado internacional.

Los inicios de Isabel

En los años 60, el Grupo Conservas Garavilla creó la marca Isabel fundando 11 fábricas por toda la Península y Canarias siguiendo el principio “se enlata donde hay pescado”.

Durante las tres décadas siguientes y bajo el liderazgo de la tercera generación familiar, el Grupo Conservas Garavilla consolidó su estructura llegando a alcanzar gran prestigio internacional.

La sintonía “¡Qué bien, hoy comemos con Isabel!” comenzaría a formar parte de la cultura popular por esta época reforzando la imagen de la marca, sobre todo si tenemos en cuenta que Isabel fue la primera marca conservera con presencia en los medios de comunicación.

En 1999 surge la gama de productos Garavilla. En ella se incluyen las variedades de productos de elevada calidad, ideal para los paladares más exigentes del mercado.

historia Isabel

Innovación, presente y futuro de Isabel

En 2002 la empresa inauguró sus nuevas oficinas centrales y centro de producción de Mundaka y al año siguiente el nuevo logo y nuevo diseño de los envases.

Dos años más tarde, Isabel presentó Ensaladas Bol. Reinventando el concepto de ensalada lista para consumir, al incluir tenedor, tapa y apertura fácil. Aunque la innovación no se frenaría ahí. En 2006, Isabel lanzó Abrir y Listo, una amplia gama de Filetes de Atún listos para comer. De esta forma, el Grupo Conservas Garavilla crearía una nueva categoría hasta ahora inexistente en el sector conservero: Platos Preparados de Pescado.

En 2007 Isabel lanzó la Burguer de Atún, con todo lo divertido de la hamburguesa y todo lo sano del pescado. Un producto pensado para la infancia. Paralelamente, la marca creció con el lanzamiento de otros platos como Chipirones en su tinta, Chipirones encebollados y Pulpo a la Gallega.

En el año 2010, Isabel presentó en el mercado Naturfresh, una nueva tecnología que, mediante un proceso exclusivo de esterilización logra mantener todas las propiedades y todo el sabor de los ingredientes de forma natural y sin necesidad de conservantes. El éxito sería inmediato y dos años más tarde introdujo en el mercado Atún Naturfresh, proporcionando los lomos de atún más tiernos y sabrosos.

A lo largo de este tiempo Isabel siguió consolidando sus productos en el mercado y mejorando la elaboración de los existentes. En 2013 se lanzó una gama optimizada de ensaladas con receta mejorada y una amplia gama de platos preparados con Filete Encebollado, Filete Verduritas y Marmitako.

En 2014 se llevó a cabo el lanzamiento de los filetes de anchoas en aceite de oliva en el formato Bi-pack. Un formato que permite consumir el producto en pequeñas porciones sin desperdiciarlo

Tras años de arduo trabajo, Conservas Isabel fue premiada en 2015 por el prestigioso premio “el producto del año” otorgado por los consumidores a tres productos de la marca: las Ensaladas Bol, el Atún Naturfresh y las Anchoas Bi-pack.

En 2017 Isabel lanzó “Al grill” mediante un proceso de elaboración que potencia el sabor del producto. Un precocinado a la plancha y un marcado de grill consiguieron que tanto la caballa como, más recientemente, lo lomos de atún, sean mucho más sabrosos.

Al año siguiente Isabel siguió mostrando su carácter pionero y lanzó las gamas de producto Supernatural y Ligero. Mediante una tecnología exclusiva se reduce el líquido del interior al mínimo, empleando solamente una gota de agua en el caso de la línea Supernatural y una gota de aceite en el caso de la gama Ligero. De esta forma, la marca refuerza su defensa del medio ambiente al evitar el desperdicio del líquido de cada conserva y utiliza menos agua durante el proceso de producción.

La historia de Isabel refleja el carácter innovador y preocupado por la sostenibilidad de la marca y el anhelo por ofrecer al consumidor el producto más sabroso y de mayor calidad del mercado. Una trayectoria marcada por su expansión internacional lograda gracias a mantener una escucha activa con sus clientes y un futuro lleno de ilusión.