Producción

Producimos con el menor impacto medioambiental posible manteniendo la eficiencia en nuestros procesos

Nuestros resultados

icono isabel.net alimentación sostenible

79%

residuos valorizados

icono isabel.net cuidado de la naturaleza

↓5,42%

reducción de las emisiones a la atmósfera

Reciclar Conservas Isabel

↓5%

reducción del consumo de plástico

icono isabel.net construccion sostenible

76,12%

energía renovable

icono isabel.net cuidado del mar

100%

electricidad verde en España

Trabajamos para disminuir el impacto ambiental de nuestras operaciones estableciendo herramientas y procesos que posibiliten la puesta en marcha de una economía circular como estrategia de desarrollo. De esta manera, impulsamos la generación de subproductos a partir de los restos de producción, así como otras formas de revalorización de residuos.

Como resultado de nuestro compromiso con el entorno, apostamos por el consumo de energía renovable y llevamos a cabo proyectos anuales con el objetivo de minimizar el impacto ambiental de todas las actividades de producción aumentando la eficacia de nuestro sistema productivo.

Además, empleamos herramientas de control y monitorización de los procesos productivos con el fin de detectar puntos de mejora.

Nuestras plantas están certificadas:

Compromisos

Control de fábrica
Reducir la huella de carbono y consumo de agua en nuestras plantas

 

⇢  Aumentar nuestro abastecimiento de energía verde.

⇢  Mejorar la eficiencia energética de nuestra plantas.

⇢  Reducir las emisiones de CO2.

⇢  Reducir consumo de agua.

Gestión de residuos
Gestionar y maximizar la recuperación de residuos

 

 

⇢  Mejorar nuestras políticas de reciclaje y reutilización.

⇢  Recuperar los residuos alimentarios del proceso productivo.

⇢  Recuperar el 100% de los productos que son comestibles pero no comercializables.

Latas y conservas
Reducir la huella ecológica de los envases y en la cadena de custodia

 

⇢  Reducir el grosor de envases y mejorar la información sobre su reciclabilidad.

⇢  Aplicar criterios de evaluación ambiental a proyectos de innovación de productos.

⇢  Incrementar el uso de papel reciclado y certificado FSC.

⇢  Reducir emisiones de gas de efecto invernadero en la cadena de suministro.

⇢  Involucrar a los proveedores logísticos en la reducción de emisiones de gas en el transporte.

Proyectos

La gestión de residuos, de subproductos y del excedente alimentario es clave en nuestras fábricas. En todas las plantas se separan y cuantifican los diferentes tipos de residuos generados con el objetivo de monitorizar los procesos de valorización y eliminación de todos ellos y, así, asegurar su adecuada gestión. De esta manera, se minimiza su impacto ambiental y se aprovecha al máximo las oportunidades de la economía circular como estrategia de desarrollo.

Los residuos producidos por los envases utilizados, incluyendo papel, cartón, plástico, vidrio, madera y metales, están destinados en su práctica totalidad al reciclaje o reutilización.

 

Colaboramos con gestores autorizados para el transporte y la transformación de los residuos y subproductos para favorecer su revalorización y llevamos a cabo proyectos para mejorar su gestión en las fábricas y oficinas, con acciones como:

Mejoras en las líneas de producción

1. Mejoras en las líneas de producción:

Establecimiento de mejoras en las líneas de producción para la reducción de la generación de residuos no orgánicos.

Gestión de donaciones

2. Gestión de donaciones:

Se ha desarrollado un sistema de gestión integral de donaciones de producto para gestiona el excedente de alimentos.

Recogida de residuos

3. Recogida de residuos:

Disposición de sistemas de recogida de residuos en contenedores para reciclaje selectivo en todos los recintos de las plantas.

Programa

4. Programa «Oficina 0 plástico»:

Se han eliminado todas las botellas y vasos de plástico, sustituyéndolos por cristal, sustitución de las cucharillas de café de plástico por otras de madera reciclada y puesta en marcha de un proyecto de reciclaje integral con contenedores para restos orgánicos, envases, y papel y cartón.

Seguridad alimentaria

5. Seguridad alimentaria

Se revalorizan los residuos del proceso productivo, convirtiéndolos en subproductos: las espinas y deshechos de pescado se destinan a la elaboración de harinas de pescado utilizadas para pienso animal o para elaborar alimento para el camarón y las conchas de berberechos las transformamos en abono por su rico contenido en calcio

En ISABEL, nos comprometemos a reducir el impacto ambiental del embalaje de nuestros productos mediante el desarrollo de innovadoras soluciones. Con el objetivo de producir y comercializar bienes de consumo de una alta calidad y de manera sostenible, hemos adoptado el enfoque 5R para la gestión responsable de todos nuestros materiales.

Este principio de las 5R, que sigue las directrices de los ODS de las Naciones Unidas, así como los principios de la Fundación Ellen Mc Arthur, es un punto de referencia internacional para la economía circular. Su nombre proviene de sus siglas en inglés Rethink, Recycle, Remove, Reduce y Renew – Repensar, reciclar, eliminar, reducir y renovar.

 

→ Repensar: reconsiderar los materiales de embalaje desde la perspectiva de la sostenibilidad ambiental y social, de modo que sean reciclables, reutilizables o compostables, en una perspectiva circular.

→ Reciclar: respaldar la elección de materiales reciclados y educar al consumidor sobre la importancia del reciclaje.

→ Eliminar: eliminar el exceso de materiales (sobre envasado) y aquellos que podrían tener efectos adversos en la salud humana en cualquier momento de su vida útil.

→ Reducir: utilizar materiales más ligeros que los que ya están en uso o disponibles en el mercado.

→ Renovar: elegir productos de fuentes renovables para minimizar la huella ambiental del embalaje.

Prestamos especial atención al control de las emisiones de gas de efecto invernadero, tanto en nuestras plantas como en nuestras oficinas y flota.

Por ello, desde el 1 de enero de 2019 toda la energía eléctrica que consumimos en nuestras plantas y oficinas en España proviene exclusivamente de fuentes renovables.

Debido a las diferentes medidas de mejora de eficiencia energética que hemos tomado durante los últimos años, la energía total consumida ha ido decreciendo progresivamente, tanto en las fábricas como en la flota.