Pesca

Trabajamos desde un punto de vista global, científico y en alianza con los actores clave del sector para promover y utilizar métodos de pesca responsables y sostenibles para el cuidado de los océanos y sus recursos

Nuestros resultados

cumplimiento

100%

Cumplimiento con las Medidas de Conservación de ISSF.

observador físico

100%

Cobertura de observadores físicos y electrónicos.

logo AENOR

100%

Barcos certificados bajo la UNE 195006 Atún de Pesca Responsable.

icono atún

71%

Atún de origen responsable o sostenible: Pesquerías certificadas MSC o FIP Creíble o Exhaustivo*.

*Calificado así por WWF.

icono barco

100%

De compras a barcos registrados en PVR de ISSF.

Desde hace 135 años, en ISABEL trabajamos para garantizar la calidad y la seguridad de nuestros productos desde el mar hasta la mesa. Uno de nuestros mayores retos como empresa atunera y conservera es asegurar la sostenibilidad 360º de toda la cadena de suministro con la visión de convertirnos en la empresa atunera más responsable sostenible PARA el mundo. Un compromiso que se traduce en el cuidado de los océano y en el uso responsable de los recursos pesqueros, desde un punto de vista global, científico y en alianza. Para ello, involucramos a todos los actores de la cadena de suministro: armadores, industria conservera, gobiernos, ONG y comunidad científica, y buscamos un equilibrio entre las diferentes dimensiones que hacen de la pesca una actividad verdaderamente sostenible en sus tres ámbitos: ambiental, social y económico.

Además, contamos con diferentes Códigos y Políticas internos donde se establecen los requisitos  en materia de sostenibilidad que se exigen a todos los proveedores: Código de Conducta de Proveedores, Guía para Proveedores de Productos que Contengan Atún y Código de Conducta para Barcos.

Nuestra flota

Contamos con una flota de cuatro buques atuneros congeladores que pertenecen a OPAGAC, Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores, que  operan en el Océano Pacífico, con base en el puerto de Manta (Ecuador), para las tres especies de aún tropical: listado (skipjack), rabil (yellowfin) y patudo (bigeye). Con el 100% de cobertura de observadores físicos y electrónicos, todos ellos están registrados en el Proactive Vessel Register de la International Seafood Sustainability Foundation (ISSF).

Los cuatro buques están certificados bajo la UNE 195006- Atún de Pesca Responsable y son auditados anualmente por AENOR. Esta certificación garantiza las mejores prácticas pesqueras y asegura los más altos estándares sociolaborales y de seguridad de la tripulación, bajo el Convenio 188 de la OIT, además de los más avanzados sistemas de control de la actividad pesquera para evitar la pesca ilegal, no reportada y no reglamentada (IUU). Esto convierte a nuestra flota en una referencia internacional en el cuidado del mar y de las personas.

Durante los últimos cuatro años, OPAGAC ha desarrollado un Proyecto Global de Mejora de la Pesquería (FIP por sus siglas en inglés) en todos los océanos y para las tres especies de atún tropical que se usan para las conservas. Nuestra flota participa en el FIP del Océano Pacífico Este y en el Océano Pacífico Oeste. El FIP de OPAGAC ha entrado recientemente en proceso de certificación MSC.

Además, desarrollamos proyectos propios como el Proyecto Hopper para reducir la captura de especies accesorias vulnerables o el Proyecto Cook de observadores electrónicos.

Buque Rosita

Rosita

  • Año de construcción: 2000
  • País de bandera: España
  • Nº IMO: 9210969
  • Opera en el Océano Pacífico
Buque Aurora

Aurora

  • Año de construcción: 1998
  • País de bandera: España
  • Nº IMO: 9156058
  • Opera en el Océano Pacífico
Buque San Andrés

San Andrés

  • Año de contrucción: 1991
  • País de bandera: Ecuador
  • Nº IMO: 8909252
  • Opera en el Océano Pacífico
Buque Charo

Charo

  • Año de construcción: 1985
  • País de bandera: Ecuador
  • Nº IMO: 8107646
  • Opera en el Océano Pacífico

Compromisos

Mar de atunes. Conservas Isabel
Preservar y mejorar la salud de los océanos y poblaciones de especies marinas

⇢  En 2024, el 100% de nuestro atún tendrá su origen en fuentes responsables o sostenibles, es decir, de pesquerías certificadas MSC o  FIP Creíbles o Exhaustivos (calificados como tal por WWF).

⇢  Aumentar progresivamente nuestro suministro de atún procedente de métodos de pesca con bajos niveles de pesca accidental: pesca artesanal y a caña.

⇢  Aumentar progresivamente el suministro de atún procedente de barcos que cuenten con políticas estrictas y sostenibles en la gestión de FAD: no enmallantes, biodegradables, con autolimitación del número de FAD, etc.

⇢  Apoyar proyectos de conservación del ecosistema marino en áreas protegidas, prevención de la contaminación marina, etc.

⇢  Extender el suministro responsable y sostenible hacia otras especies.

Trazabilidad Conservas Isabel
Garantizar la trazabilidad desde el barco hasta tu mesa

⇢  Extender el sistema de trazabilidad del atún a todas las especies.

⇢  Ampliar la información sobre el origen de nuestros productos en los estuches: zona FAO, método de pesca, especie…

⇢  Establecer un sistema de trazabilidad digital que permita dar la información sobre el origen de los productos en tiempo real.

Personas isabel.net
Promover un cambio positivo en la industria

⇢  Continuar trabajando en alianza con las más prestigiosas ONG y actores clave en el ámbito medioambiental y social.

⇢  Involucrar a todas las partes interesadas y participar en plataformas para comunicar nuestro compromiso con la sostenibilidad.

⇢  Fomentar una mayor conciencia en las y los consumidores y promover opciones de compra responsable a través de acciones de comunicación basadas en la transparencia de nuestras operaciones.

Alianzas

Proyectos

Para garantizar que el atún que consumes es responsable y sostenible, ISABEL se ha convertido en la primera marca del mercado en tener el 100% de las latas atún que se pueden encontrar en el supermercado bajo el sello AENOR-Atún de Pesca Responsable. Esta es una certificación única y pionera en el mundo que garantiza las mejores condiciones laborales y sociales de la flota bajo el Convenio 188 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre Trabajadores del Mar, los sistemas más avanzados de control de la actividad pesquera y seguridad marítima, y las mejores prácticas ambientales.

¿Qué garantiza el sello AENOR – APR?

icono isabel.net familia

1. Condiciones sociales y laborales de la flota:

Este sello garantiza las condiciones sociales y laborales de la flota bajo el Convenio 188 de la OIT sobre Trabajadores del Mar: contratos bajo la legislación vigente, salario digno, edad mínima, reconocimientos médicos, horas de descanso, descanso entre campañas, repatriación, atención y seguros médicos, vacaciones remuneradas, prevención de riesgos laborales, etc…

icono isabel.net pesca sostenible

2. Buenas prácticas pesqueras:

La formación continua de la tripulación es fundamental para asegurar las mejores prácticas pesqueras, incluyendo sistemas de gestión de FAD no enmallantes, maniobras de liberación de especies asociadas, normativas y regulaciones nacionales, y estado de los recursos pesqueros. Además garantiza el 100% de la cobertura de observadores.

icono isabel.net ancla

3. Seguridad marítima:

Para garantizar que todos los buques están en condiciones óptimas para navegar deben ser clasificados y auditados técnicamente por una sociedad de clasificación de prestigio internacional. Además, los buques deben contar con una documentación mínima como el número IMO y seguro de protección e indemnización.

4. Control de la actividad pesquera

Con el objetivo de evitar la pesca ilegal, APR certifica que la autoridad nacional de bandera tiene un centro de control que acredita un sistema de vigilancia de los barcos, en rumbo, posición y velocidad, que opera 365 días del año y 24 horas al día. Además, deben contar con un diario de pesca, certificados de capturas, autorizaciones y licencias de las Organizaciones Regionales de Pesca, etc.

icono isabel.net comida sostenible

5. Seguridad alimentaria

Los buques congeladores, para poder ejercer su actividad, deben estar autorizados y registrados por la autoridad competente. Además, los buques atuneros que no forman parte de la UE tienen que estar registrados como «establecimientos autorizados de tercer país» para exportar productos pesqueros a la Unión Europea. El registro sanitario, o el registro como establecimiento autorizado de tercer país, garantiza que los servicios de Salud Pública de los países miembro de la Unión Europea tienen plenas competencias de inspección y verificación del cumplimiento abordo de las normas higiénicas y de seguridad alimentaria en vigor para cualquier centro de producción europeo o con permiso de exportación a la Unión Europea.

ODs 8. Trabajo decente y crecimiento económico

Garantiza unas condiciones sociales y laborales dignas para la flota bajo los estándares internacionales de la OIT.

ODs 12. Producción y consumo responsable

Fomenta el consumo responsable y extiende prácticas de etiquetado en toda la cadena de custodia.

ODs 14. Vida submarina

Garantiza el cuidado de los ecosistemas marinos y sus recursos reduciendo el impacto ambiental de su actividad.

ODs 16. Paz, justicia e instituciones sólidas

Aporta medidas contra la pesca ilegal, promueve la transparencia en la gestión de los recursos y garantiza el respeto de los Derechos Humanos.

ODs 17. Alianzas para lograr los objetivos

Establece alianzas para llevar a cabo proyectos de cooperación cuyo fin es la sostenibilidad de los océanos en su triple dimensión: económica, social y medioambiental.

Nuestra flota forma parte del  Proyecto de Mejora de la Pesquería (FIP por sus siglas en inglés) que OPAGAC (Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores), ha desarrollado en los últimos cuatro años en todos los océanos y para las tres especies de atún: listado (skipjack), rabil (yellowfin) y patudo (bigeye).

Nuestra flota participa en el FIP del Pacífico Este y en el FIP del Pacífico Oeste, cuenta con la colaboración de la ONG medioambiental WWF y ha entrado recientemente en proceso de certificación del Marine Stewardship Council (MSC).

¿QUÉ ES UN FIP?

Un FIP es un plan de trabajo voluntario y estratégico en el que participa la industria atunera, las ONG, los gobiernos y la comunidad científica, diseñado para que la pesca sea más sostenible, eficiente y competitiva. Su objetivo es conseguir los mejores estándares de sostenibilidad posibles. Estos estándares de sostenibilidad son los recogidos en la certificación medioambiental MSC.

Normalmente, tienen un horizonte temporal de 5 años durante los cuales, todos los actores involucrados, adquieren el compromiso de cumplir con las actividades del plan de trabajo voluntario diseñado para conseguir este estándar medioambiental.

FIP CREÍBLE Y EXHAUSTIVO

Un FIP Creíble y Exhaustivo contribuye consistentemente, año tras año, a la minimización de los impactos de la actividad pesquera en una pesquería.

De acuerdo con WWF, un FIP es Creíble y Exhaustivo cuando existen las siguientes condiciones:

    • Existe un análisis inicial contra el estándar MSC realizado por un organismo externo independiente.
    • Existe un plan de trabajo definido y público, con metas y calendarización no superior a 5 años.
    • Se ha firmado un memorándum de compromiso que vincula y compromete a todos los participantes de ese FIP.
    • Existe un presupuesto detallado de todos los recursos necesarios y se ha designado un líder para el desarrollo del plan de trabajo.
    • Existe un sistema independiente para evaluar el progreso del plan de trabajo.
    • La pesquería está progresando de acuerdo con el plan de acción diseñado para alcanzar un nivel consistente con el estándar MSC dentro del marco de tiempo acordado.
    • El FIP ha entrado en su etapa de implementación.


El Proyecto de Observadores Electrónicos se ha llevado a cabo en alianza con la IATTC (Comisión Interamerica del Atún Tropical – Pacífico Este).

Se trata de un programa pionero en el que, por primera vez, una empresa atunera colabora directamente con una Organización Regional de Pesca en el desarrollo de un método de control pesquero complementario al de los observadores físicos.

Este proyecto está financiado por la Unión Europea y se basa en la grabación y registro en vídeo de toda la actividad pesquera de la flota para la formación de observadores en esta tecnología, de forma que pueda haber un control más efectivo y directo. Al disponer de todas estas imágenes en vídeo, los organismos de control pesquero pueden revisar cada minuto de cada marea, aumentando la exactitud de los datos de forma que tengan mayor impacto en los estudios científicos que describen el comportamiento de los stocks en el océano. Nuestros cuatro buques tienen ambos tipos de observadores: físicos, y voluntariamente, electrónicos.

Gracias al Proyecto Hopper, a partir del uso combinado de dispositivos selectivos, se pueden liberar de inmediato las especies accidentalmente capturadas (tiburones de talla pequeña y tortugas, entre las más frecuentes).

Mediante una bandeja de acero inoxidable móvil que se coloca en cubierta del buque atunero, se reduce la mortalidad de especies no objetivo, al poder ser detectadas y liberadas con mayor rapidez.

La captura accidental de especies vulnerables, como tiburones o tortugas, es una de las consecuencias no deseadas de la pesca de túnidos que puede llegar a representar el 2% las capturas totales.

Estas especies deben ser devueltas al mar para continuar su ciclo de desarrollo vital y, por lo tanto, es responsabilidad de las empresas garantizar la reducción de esta pesca incidental. En este contexto se sitúa el proyecto desarrollado a lo largo de los años 2019 y 2020 por el centro tecnológico AZTI y nuestra flota con el objetivo de diseñar y comprobar in situ la eficacia de soluciones que permitan evitar la captura en alta mar de especies no deseadas.

Así, desarrollamos el denominado hopper: una tolva situada en las inmediaciones de la escotilla de descarga de los buques, sobre la que se vierte el pescado y que permite una rápida visualización de las especies accesorias para su extracción. El dispositivo lleva anexa una rampa orientada al mar, que permite su liberación inmediata.

Algunos de los beneficios de la incorporación de los Hopper son:

  • Evitan que especies vulnerables accedan de manera accidental desde la cubierta hacia las cubas, donde su liberación es más compleja.
  • Las rampas de liberación anexas llevan directamente al mar las especies accesorias sin necesidad de manipulación. Esto reduce el tiempo de liberación y minimiza el estrés de los animales, lo cual es fundamental para favorecer su supervivencia.
  • Mejoran las condiciones de seguridad de la flota, limitando el riesgo de accidentes al reducirse la manipulación de especies potencialmente peligrosas como los tiburones de gran tamaño.
  • No ralentizan la maniobra de salabardeo, evitando pérdidas de tiempo innecesarias que condicionen la calidad del atún.

Los resultados sitúan en un 95% el porcentaje de tiburones accidentalmente capturados que pudieron ser directamente liberados gracias a los dispositivos desarrollados. Así, como resultado de este proyecto, la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT) y el centro tecnológico AZTI han firmado un memorándum de entendimiento para continuar estudiando la eficiencia de este tipo de dispositivos selectivos. Los nuevos prototipos servirán para que tanto empresas de la flota española como otras flotas internacionales tomen ejemplo y vayan incorporando los hoppers dentro de sus mejores prácticas.

En 2017, iniciamos un programa para la creación de un cuerpo de observadores propios para las Islas Cook, con la colaboración y la financiación de ISSF, Digital Observer Services y la ORP del Pacífico Oeste.

Este programa permite captar vídeos reales de la operativa pesquera de nuestra flota para entrenar y formar nuevos observadores con un doble objetivo: por un lado, mejorar e incrementar el control pesquero y la sostenibilidad de la pesca y, por otro, fomentar el empleo local en una industria clave para el desarrollo del país como una SID (Small Islands Development State).

La gestión de FAD (Fish Aggregating DeviceDispositivos de Agregación de Peces) es un tema clave para la industria pesquera y, por tanto, una de nuestras principales prioridades. Teniendo en cuenta las pautas de ISSF, trabajamos para garantizar que los buques de los que nos suministramos llevan  a cabo una gestión óptima de este método de pesca.

¿Qué es un Dispositivo de Agregación de Peces?

Los dispositivos de agregación de peces o FAD son objetos flotantes hechos por el ser humano depositados en el mar para atraer peces. Estos dispositivos, equipados con una boya satelital para ayudar a su localización (aunque algunos se anclan en ciertas aguas, la mayoría flota libremente en el océano), hacen que la pesca comercial  del atún con cerco sea más eficiente, aumentando el volumen de captura y disminuyendo el uso de combustible de los buques.

Esta técnica es el resultado de observaciones realizadas por pescadores que hace muchos años se percataron de la tendencia natural de los peces a reunirse bajo troncos de madera u otros objetos flotantes. En la actualidad, los dispositivos de agregación de peces representan casi el 40% de las capturas de atún en todo el mundo.

Nuestros compromisos para la gestión de FAD

Si bien los FAD  tienen múltiples beneficios para la pesca de atún con red de cerco, su impacto en las poblaciones de atún y en el ecosistema marino se ve en ocasiones cuestionado, especialmente con respecto a la captura accidental de especies vulnerables no objetivo como los tiburones y otras especies marinas (tortugas, mantarrayas…). Por ello, como cualquier tipo de método de pesca, los FAD requieren una gestión activa y responsable.

De acuerdo con las recomendaciones de ISSF, hemos establecido unos compromisos en la gestión de FAD que son auditados por el Instituto de Investigación Azti anualmente:

  • Utilizamos FAD no enmallantes para minimizar el impacto de la pesca en el entorno marino, evitando el enmalle de especies no objetivo.
  • Autolimitamos a 300 el número de FAD activos para cada uno de nuestros barcos.  
  • Informamos sobre nuestras capturas de pesca a las Organizaciones Regionales de Pesca cada cuatro meses.
  • No utilizamos embarcaciones auxiliares.
  • Todos nuestros barcos están registrados en transparentsea.org, plataforma online de WWF, que analiza los datos de las pesquerías con el objetivo de frenar la sobrepesca y la pesca ilegal, no reportado y no reglamentada. En esta plataforma se publican cada seis meses los datos sobre los viajes de pesca de nuestros buques: dónde navegan los barcos y dónde se realizan las capturas. Con esta monitorización, se puede demostrar que todas nuestras operaciones pesqueras son transparentes.
  • Participamos en el diseño de FAD biodegradables en el Océano Pacífico en colaboración con la CIAT en un proyecto financiado por la UE.

Promovemos importantes e innovadoras iniciativas en la aplicación de buenas prácticas pesqueras y esto nos convierte en una empresa referente del sector. Nuestros esfuerzos están centrados en la protección de todos los actores clave de la cadena de suministro del atún y en garantizar la trazabilidad de nuestros productos.

Entre las mejores prácticas que emplea nuestra flota, se encuentran:

  • Formación continua: disponemos de un plan de formación para todas las personas que forman parte de nuestra tripulación en materia de mejores prácticas pesqueras fomentando la pesca sostenible y responsable. Este programa está auditado anualmente por AZTI.
  • Observadores físicos y electrónicos a bordo: todos nuestros buques cuentan con observadores físicos y electrónicos a bordo. Los observadores electrónicos registran con imágenes de vídeo toda la actividad pesquera durante 24 horas, 365 días al año. Esto nos permite contar con un 100% de cobertura en todos los barcos, garantizando una operativa pesquera totalmente transparente.
  • Garantizamos la devolución de especies no objetivo y la reducción de la captura accidental: desarrollamos proyectos de investigación con Centros Tecnológicos de Investigación Marina como AZTI, en relación a la liberación adecuada de especies accesorias: Proyecto Hopper.
  • Protegemos los Derechos Humanos en la cadena de suministro: Todos nuestros buques están certificados bajo la norma UNE195006 Atún de Pesca Responsable, que garantiza el cumplimiento de los derechos laborales y sociales de la flota bajo los principios establecidos en el Convenio 188 de la OIT.
  • Utilizamos FAD no enmallantes: diseñamos y construimos artesanalmente todos nuestros FAD, también auditados anualmente por AZTI, con el objetivo de garantizar un mínimo impacto en la biodiversidad marina.

Además cumplimos con la legislación de las Organizaciones Regionales de Pesca (ORP) en las que opera nuestra flota. Adicionalmente, como miembros de ISSF, nos comprometemos con el 100% de cumplimiento de sus Medidas de Conservación de ISFF. Esto incluye aspectos como:

LIMITACIÓN DE FLOTA
1. Limitación de la capacidad pesquera: compromiso de no incrementar el esfuerzo pesquero y  no aumentar la capacidad pesquera con la adquisición de nuevos barcos.
PROHIBICIÓN DE DESCARTES
2. Prohibición del descarte: práctica de devolver al mar capturas no deseadas para optimizar la capacidad de pesca a bordo con las mejores capturas, desechando aquellas menos interesantes.
PESCA INCIDENTAL
3. Pesca incidental: evitamos al máximo la interacción con especies de pesca no objetivo, minimizando el impacto ambiental de la actividad. Además, la flota no efectúa mutilación de aletas de tiburón, no interviene en pesca asociada a cetáceos.
CONTROL SANITARIO
4. Control sanitario: cumpliendo la normativa europea.
PROHIBICIÓN DE TRASBORDOS EN ALTA MAR
5. Prohibición de transbordos en alta mar: todos los barcos realizan sus transbordos en puerto y aguas controladas bajo las legislaciones vigentes para declarar las capturas, evitando así la pesca ilegal.
CONTRATO SATELITAL
6. Control Satelital: todos los buques cuentan con un sistema setelital VMS que facilita a las autoridades su posición, rumbo y velocidad en todo momento.
DOLPHIN SAFE
7. Certificación Dolphin Safe del Earth Island Institute: organización ambiental internacional, destinada a evitar que los delfines puedan verse afectados por la pesca del atún. Esta certificación se indica en los etiquetados de túnidos.

La trazabilidad e información a las y los consumidores es un proceso esencial para garantizar la seguridad alimentaria y para ofrecerles opciones de compra responsable. Un sistema de trazabilidad robusto es aquel que permite conocer el origen de los productos que se consumen.

La trazabilidad de los productos ISABEL es, por lo tanto, uno de nuestros mayores compromisos y permite conocer el origen y recorrido de nuestras conservas, desde el mar hasta la mesa.

Fruto de este compromiso, en 2018 pusimos en marcha un sistema de trazabilidad online para que nuestras y nuestros consumidores pudieran conocer el origen de los productos que consumen. Introduciendo el código del lote de una conserva de atún o mejillones ISABEL, podemos recibir información adicional sobre su especie, sobre lugar y fecha de captura, método de pesca, puerto de desembarque, etc.

Todo este proceso de trazabilidad está certificado por AENOR bajo la norma ISO 22005, la cual nos permite monitorizar la compleja cadena de custodia en todas nuestras plantas.

Trazabilidad Isabel