Pesca

Adoptamos y promovemos una actividad pesquera responsable y sostenible con el medio ambiente y con las personas que trabajan en el mar

Pesca responsable

El desafío consiste en trabajar, desde un punto de vista global y científico, con todos los actores de la cadena de suministro: armadores, la industria conservera, los gobiernos, las ONGs y la comunidad científica para buscar un equilibrio que garantice y proteja los tres ámbitos de la sostenibilidad medioambiental, social y económica:

    • Preservar la salud de los stocks y la salud del ecosistema marino.
    • Respetar los derechos humanos.
    • Promover la gestión efectiva y transparente de las Organizaciones Regionales de Pesca (ORPs), organizaciones de países con intereses pesqueros en una determinada zona donde se gestiona la normativa pesquera (licencias, cuotas, prácticas pesqueras…).
    • Favorecer crecimiento rentable de nuestras marcas con un impacto positivo en las comunidades en las que operamos.

 

70% atunes procede de pesca responsable

Nuestra flota

Contamos con una flota de 4 buques atuneros que operan en el Océano Pacífico, con base en el puerto de Manta (Ecuador) y nos aseguramos de que el 100% de nuestros proveedores de materia prima cumplan con los requerimientos descritos en nuestro Código de Conducta de Proveedores, Guía para Proveedores de Productos que Contengan Atún y Código de Conducta para Barcos.

Compromisos

Compromisos de pesca

Buque Isabel

Alianzas

Proyectos

Aenor

Proyecto de mejora de la Pesquería

FIP (Fishery Improvement Project)

Como parte de nuestra estrategia de protección y sostenibilidad de los recursos pesqueros y cuidado de los océanos, nuestra flota forma parte de dos Proyectos de Mejora de la Pesquería (FIP por sus siglas en inglés) para las tres especies de atún: listado, rabil y patudo en el Océano Pacífico Este y en Océano Pacifico Oeste, mares donde opera nuestra flota.

Estos FIPs, considerados la iniciativa de mejora de la pesca del atún más completa a escala mundial, están liderados por OPAGAC (Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores) y la ONG medioambiental WWF, y han entrado recientemente en proceso de certificación MSC.

¿Qué es un FIP?

Un FIP es un plan de trabajo estratégico en el que participa la industria atunera, las ONGs, los gobiernos y la comunidad científica, diseñado para que la pesca sea más sostenible, eficiente y competitiva. Su objetivo, por lo tanto, es conseguir los mejores estándares de sostenibilidad posibles. Estos estándares de sostenibildad son los recogidos en la certificación medioambiental MSC- Marine Stewardship Council. Esta certificación evalúa tres principios:

      1. La sostenibilidad de las poblaciones de atún y la salud de los stocks
      2. La minimización del impacto ambiental y las mejores prácticas pesqueras
      3. La gestión efectiva y transparente de la actividad pesquera

ISSF-WWF

Un FIP es Robusto cuando está calificado como A o B por FisheryProgress, organización independiente de evaluación, que estudia el avance y el cumplimiento de los objetivos de los FIPs en todo el mundo.  Así, podemos decir que un FIP es Robusto cuando ha alcanzado los siguientes criterios:

    • Existe un plan de trabajo definido
    • La firma de un memorándum de compromiso que vincula a todos los participantes de ese FIP
    • Existe un presupuesto detallado de todos los recursos necesarios y un líder designado para el desarrollo de dicho plan de trabajo
    • Realización de un análisis inicial contra el Estándar MSC realizado por un organismo externo independiente.
    • Existencia de un sistema independiente para evaluar el progreso

Pero además, como parte del FIP de OPAGAC y de su plan de mejora de la pesquería hacia prácticas pesqueras sostenibles, nuestra flota también desarrolla proyectos propios que contribuyen a este objetivo.

Proyectos Propios: La aportación de Isabel al FIP de OPAGAC

Fips icono final

Gestión de dispositivos de agregación de peces – FADs

La gestión de FADs (dispositivos de agregación de pesca) es un tema clave para la industria pesquera y, por tanto, una de las principales prioridades de nuestra empresa. Basándonos en las pautas de ISSF, trabajamos para garantizar la utilización óptima de los FAD utilizados por los buques de los que obtenemos nuestro atún.

¿Qué es un Dispositivo de Agregación de Peces?

Los dispositivos de agregación de peces o FADs son objetos flotantes hechos por el hombre depositados en el mar para atraer peces. Los FADs pueden anclarse en ciertas aguas, pero la mayoría se deja flotar libremente en océano. La mayoría de los FADs a la deriva están equipados con una boya satelital para ayudar a su localización. Los buques pesqueros de cerco utilizan cada año miles de FADs como método de pesca. Dichos objetos flotantes, tanto artificiales como naturales, agregan una serie de especies de peces, incluidos los atunes, y por lo tanto hacen que la pesca comercial de atún cerquero sea más eficiente, mejorando el volumen de captura y a menudo disminuyendo el uso de combustible de los buques. En todo el mundo, los dispositivos de agregación de peces (FADs) representan casi el 40% de las capturas de atún.

¿Por qué necesitamos una gestión de FADs? 

Si bien los FADs  tienen múltiples beneficios para la pesca de atún con red de cerco, su impacto en las poblaciones de atún y en el ecosistema marino se ve en ocasiones, cuestionado, especialmente con respecto a la captura incidental de especies no objetivo como los tiburones y otras especies marinas. Por ello, como cualquier tipo de método de pesca, los FADs requieren una gestión activa.

Nuestros compromisos para la gestión de FADs

De acuerdo con ISSF, hemos establecido unos compromisos en la gestión de FADs: 

    1. Utilización de FADs no enmallantes auditadas anualmente por AZTI.
    2. Autolimitación a 300 FADs activos por barco, sin aumentarlos en caso de que se utilicen menos de 300.
    3. Informar sobre las capturas de pesca a las ORP, incluidos los datos relacionados con el uso FAD, cada cuatro meses.
    4. Limitar el uso de embarcaciones auxiliares.
    5. Registrar nuestros barcos en transparentsea.org, donde publicaremos datos sobre expediciones de pesca cada cuatro meses.
    6. Promover el uso y participar en el diseño de FADs biodegradables.

Fads icono final

Mejores prácticas pesqueras

Trazabilidad icono final

Además, la legislación de las Organizaciones Regionales de Pesca (ORP) en las que pescamos, y los compromisos adquiridos como miembros de ISSF, incluyen aspectos como:

Limitación de Flota. Nos comprometemos a no incrementar la capacidad pesquera con la adquisición de nuevos barcos.

Prohibición de descartes.  Prohibición de descarte de atún y su devolución al mar, práctica a través de la cual se pretendería optimizar la capacidad de pesca a bordo con las mejores capturas, desechando aquellas menos interesantes.

Pesca incidental: Nuestra flota no efectúa mutilación de aletas de tiburón, no interviene en pesca asociada a cetáceos y evita al máximo la interacción con especies de pesca no objetivo, minimizando el impacto ambiental de la actividad.

Control sanitario, cumpliendo con la Normativa Europea.

Prohibición de transbordos en alta mar. Los barcos deben trasbordar en puertos y aguas controladas bajo legislaciones vigentes, para declarar sus capturas, evitando así la pesca ilegal.

Control satelital. Todos nuestros buques cuentan con un sistema satelital VMS que facilita a las autoridades su posición, rumbo y velocidad en todo momento

Trazabilidad e información al consumidor

La trazabilidad es un proceso esencial para garantizar la seguridad alimentaria y promover la protección del ecosistema marino.

La trazabilidad de los productos Isabel es un compromiso responsable y de transparencia con los consumidores ya que les permite conocer todos los pasos por los que pasan nuestras conservas, desde el mar hasta la mesa.

Fruto de este compromiso, en 2018 pusimos en marcha un sistema de trazabilidad online para que nuestros consumidores puedan conocer el camino que han seguido nuestras conservas, con un sencillo paso en su apartado de “Trazabilidad”.  Así, el consumidor/a solo tiene que introducir el código del lote del producto del que desea recibir información adicional como la especie de atún, el barco que lo capturó, lugar y fecha de captura, método de pesca, puerto de desembarque y en qué fábrica se enlató.

Actualmente, el sistema de trazabilidad está disponible para los productos de atún  y mejillones de la marca Isabel. Nuestro objetivo es que, a lo largo del año 2020 se vayan integrando en este sistema de trazabilidad online todos nuestros productos.

Todo este proceso de trazabilidad está certificado por AENOR bajo la norma ISO 22005, la cual nos permite monotorizar la compleja cadena de custodia del atún en todas nuestras plantas en España, Ecuador y Marruecos.

Trazabilidad icono final